Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.
-A  +A   

Tenencia de animales

La Ordenanza Municipal sobre animales de compañía tiene como objetivo la regulación municipal de la tenencia de animales de compañía y su protección en su convivencia humana. 

La tenencia de un animal de compañía implica una responsabilidad, por lo que su protección, cuidados v vigilancia dependen de ti. 

Deberás mantenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, procurándoles instalaciones adecuadas para su cobijo, proporcionarles alimentación y bebida, dándoles la oportunidad de ejercicio físico, y atenderles de acuerdo a sus necesidades fisiológicas y etiológicas en función de especie y raza. Asimismo deberán realizar los tratamientos preventivos declarados obligatorios (Articulo 3.2 de la Ordenanza Municipal) 

Está prohibido maltratar, agredir y practicar mutilizaciones a los animales de compañía, salvo las realizadas por veterinarios, con fines sanitarios o de mantenimiento de las características propias de la raza, así como cualquier otro acto de daño o padecimiento injustificado. Asimismo queda prohibido el abandono, mantenerlos en instalaciones inadecuadas o permanentemente atados o inmovilizados, la venta ambulante; y su utilización en espectáculos, peleas y otras actividades que puedan ocasionarles sufrimientos (Articulo 5 de la Ordenanza Municipal) 

Si tu animal de compañía es un perro considerado de raza potencialmente agresiva como:

American Staffordshire terrier    bull Terrier     Staffordshire Bull Terrier    

      Dogo Argentino      Dogo del Tibet    Rottweiler              

  Fila Brasileiro   Tosa Inu    Akita Inu    

Dóberman    Bullmastif    Dogo de Burdeos

   Mastín Napolitano        Presa Canario


Deberás solicitar una Autorización Municipal para su tenencia cuya documentación será la exigida en el articulo 17 de la Ordenanza Municipal, y recuerda que obligatoriamente deben ir sujetos por correa y provistos de bozal en la vía y espacios públicos; y anualmente debe de realizarse una revisión veterinaria.



 Volver