Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.
-A  +A   

Resumen diagnóstico Dusi Zamora

Conectar Zamora

Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible

Resumen para la participación

 

Índice

1       Los retos estratégicos a los que se enfrenta Zamora hoy. 1

1.1     El reto económico: generar un crecimiento inteligente. 2

1.2     El reto demográfico y social: una ciudad integradora. 3

1.3     El reto de la sostenibilidad urbana. 3

2       Identificación de fortalezas y debilidades. 3

2.1     Puntos fuertes y potencialidades de la ciudad. 3

2.2     Principales problemas y debilidades del sistema urbano de Zamora. 3

2.3     Oportunidades. 3

2.4     Amenazas. 3

3       Definición de retos estratégicos y de los objetivos y prioridades de la Estrategia y ejemplos de posibles acciones. 3

3.1     OT2: Mejorar el acceso, el uso y la calidad de las tecnologías de la información y la comunicación  3

3.2     OT4: Favorecer el paso a una economía de bajo nivel de emisión de carbono en todos los sectores  3

3.3     OT6: Conservar y proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de los recursos. 3

3.4     OT9: Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza. 3

 

1           Los retos estratégicos a los que se enfrenta Zamora hoy.

Los problemas urbanos son aquellos obstáculos y cuellos de botella que darán pie a los retos que las autoridades urbanas deben abordar para alcanzar un verdadero desarrollo urbano sostenible. La mayor parte de estos problemas se sitúan dentro de los objetivos temáticos financiados por los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos y en línea con las prioridades de inversión específicas para zonas urbanas, entre ellos, la promoción de las estrategias de bajas emisiones de carbono para zonas urbanas, la mejora del entorno urbano (incluida la regeneración de las zonas industriales abandonadas y la reducción de la contaminación del aire), el fomento de la movilidad urbana sostenible y el impulso de la inclusión social.

Los problemas no solo tienen en cuenta debilidades o necesidades sino también activos, recursos existentes y potencialidades. Pueden haber sido ya identificados por las autoridades urbanas implicadas (a través de instrumentos como planes estratégicos, agendas 21, programas sectoriales de actuación, etc.) o, en otros casos, deberán ser puestos de relieve o mejor conocidos a través del análisis de las diferentes dimensiones urbanas. Por tanto, según los casos, se pueden requerir diferentes procesos y diferentes tiempos para este diagnóstico.

Un mayor y mejor conocimiento de dichos problemas nos llevará a la identificación de los múltiples retos a los que se enfrenta el área urbana para encarar, impulsar e implementar una verdadera estrategia de desarrollo urbano sostenible.

1.1         El reto económico: generar un crecimiento inteligente

Como la mayor parte de las ciudades históricas del interior peninsular, Zamora afronta en estos momentos profundos retos que necesita abordar para superar el riesgo de declive demográfico, económico y social. Como para otras ciudades similares, para Zamora no está resultando fácil situarse en el nuevo entorno de la globalización, que tiende a generar dinámicas de aglomeración y a concentrar la actividad económica y las oportunidades de empleo en los grandes centros urbanos. Tradicionalmente, estas ciudades jugaban el papel de centro de servicios para el territorio rural circundante, de base fundamentalmente agraria. El progresivo declive económico y demográfico de estos territorios está minando a su vez las bases económicas en las que se sustentaba la economía urbana.

Zamora, como otras ciudades, necesita renovar su modelo económico y social. Necesita utilizar los recursos y las palancas de las que dispone, entre las que destaca la mejora de las comunicaciones por autovía y alta velocidad ferroviaria, para ampliar su área de influencia, para modernizar y hacer crecer sus sectores tradicionales y para abrirse a nuevos sectores de actividad, para establecer alianzas con otras ciudades, para acceder a nuevos conocimientos, para mejorar sus recursos humanos, reteniendo y atrayendo talento. En este sentido, Zamora dispone en estos momentos de unas dotaciones de infraestructuras de comunicación que pueden considerarse envidiables. Sin embargo, como diversos estudios han puesto de manifiesto, las infraestructuras de comunicación pueden convertirse en una amenaza para aquellos territorios que no cuenten con capacidades adecuadas para aprovecharlas.

Esas capacidades tienen que ver con las competencias empresariales, las capacidades de las empresas y los emprendedores para modernizar sus empresas y generar nuevas actividades, para enfrentarse a los retos de la economía globalizada, de la economía digital y de la economía baja en carbono; tienen que ver, decisivamente, con el capital humano, con las habilidades de los trabajadores, con la disponibilidad de una mano de obra flexible, capaz de seguir formándose a lo largo de la vida; tienen que ver con la calidad de la administración y de los servicios públicos, con la simplificación y la reducción de la carga administrativa sobre las empresas y los ciudadanos, para facilitar su relación con la administración y aprovechar los recursos de los que dispone, con una filosofía de administración abierta y transparente; tienen que ver, en fin, con una sociedad local abierta al cambio, dispuesta a renovarse, participativa, capaz de impulsar iniciativas sociales.

No se trata en todo caso de reinventar la economía local, de transformar rápida y radicalmente el tejido empresarial. Zamora ha sido y probablemente seguirá siendo una ciudad comercial y de servicios, actividades que ocupan hoy a más del 90% del empleo local. Sin embargo, es necesario asegurar que los servicios personales, empresariales, turísticos o comerciales se prestan con la mayor calidad y eficiencia, para atraer cada vez a mayor número de clientes. Se trata de alcanzar la excelencia en aquello que las empresas de Zamora llevan haciendo muchos años, renovándose para adaptarse a los cambios en el entorno, a las nuevas formas de consumo, a las nuevas demandas de los consumidores. La rehabilitación e impulso del Mercado de Abastos y de su entorno como centro comercial abierto, conectado con los ejes comerciales de la ciudad puede contribuir a ese cambio de modelo.

Al mismo tiempo, es necesario promover la aparición de nuevas actividades que diversifiquen el tejido económico local. Actividades que aprovechen las posibilidades transversales de las tecnologías de la información y la comunicación, aplicándolas a las actividades tradicionales, a la agricultura y la transformación agroalimentaria, al comercio y la logística, al turismo y a los servicios. Actividades basadas en la innovación, en estrecha conexión con centros de investigación de Zamora y de otras zonas. Evidentemente, la generación de este tipo de actividades no es sencilla, ni resulta de manera automática de la adopción de medidas de apoyo o de programas de incentivación. Las empresas innovadoras surgen habitualmente en entornos favorables a la innovación, que ayudan a la conexión entre emprendedores, que cuentan con recursos humanos bien formados. Ese entorno es el que es necesario construir en Zamora, aprovechando las fortalezas propias y las oportunidades que puedan identificarse.

1.2         El reto demográfico y social: una ciudad integradora

Para acometer la renovación del modelo económico de un territorio se necesita, sobre todo, disponer del capital humano adecuado. Y esa puede ser, probablemente, una de las principales debilidades de la ciudad. Tanto la ciudad como su entorno, la provincia, han sufrido un fuerte deterioro demográfico en los últimos veinte años. La caída de la natalidad ha reducido drásticamente la población de joven, al tiempo que las cohortes de población más numerosas, correspondientes a los nacidos entre 1960 y 1975, van alcanzando la edad de jubilación, lo que plantea dificultades para el reemplazo laboral. El escaso dinamismo económico provoca también saldos migratorios negativos: el limitado mercado laboral no atrae nueva población y obliga a los naturales de la ciudad a buscar trabajo lejos de ella. Por otro lado, el alargamiento de la esperanza de vida incrementa el número de personas de edad avanzada. En resumen, la población de la ciudad envejece rápida e intensamente, lo que plantea retos extraordinarios para las administraciones locales, especialmente para los servicios públicos locales, y para la sociedad en su conjunto.

Evidentemente, las administraciones locales tienen escasa capacidad para influir en procesos sociales tan profundos como los que están detrás del envejecimiento demográfico. Sin embargo, es posible, en el ámbito local, adoptar medidas que contribuyan contrarrestar las dificultades que encuentran las personas que tienen o desean tener niños, a hacer más atractiva la ciudad como lugar de residencia para personas en edad de trabajar y, finalmente, a atender los problemas que se derivan del envejecimiento.

Si consideramos que el envejecimiento demográfico es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la ciudad es necesario abordarlo de manera decidida, y hacerlo con una perspectiva integral, sin limitarse solamente a la atención a las personas mayores. Es necesario orientar políticas y dedicar recursos para que Zamora sea un lugar en el que sea fácil acceder a una vivienda, en el que sea fácil conciliar la vida familiar y laboral, en la que existan recursos educativos y actividades complementarias que ayuden a una educación integral e integradora. Y es necesario que esa prioridad sea socialmente visible y sea comunicada adecuadamente, como factor competitivo y de atracción de la ciudad.

1.3         El reto de la sostenibilidad urbana

El deterioro de las bases económicas y demográficas de la ciudad se traslada también al territorio, al medio urbano, e incide de manera particularmente intensa sobre los espacios urbanos más débiles: el Casco Histórico y los barrios con menores dotaciones, en los que residen la población más envejecida y económicamente más desfavorecida. En estas zonas residen las poblaciones que sufren en mayor medida esos dos grandes problemas socioeconómicos, el envejecimiento y la falta de oportunidades de empleo.

El Casco Histórico, espacio de referencia para los ciudadanos y los visitantes a Zamora, ha quedado en buena medida desconectado de las zonas residenciales de la ciudad, tanto desde un punto de vista físico como económico, convertido en un fondo de saco. La configuración del espacio en el que nace y desde el que crece históricamente Zamora y su expansión desbordando los sucesivos recintos amurallados ha contribuido a esa desconexión de la parte más antigua del Casco Histórico. Su peatonalización, que en su momento fue imprescindible por la inadecuación de su trazado para el tráfico rodado, plantea hoy ciertos problemas de accesibilidad, y desanima a posibles nuevos residentes. La falta de demanda residencial provoca a su vez el progresivo deterioro del parque inmobiliario. Hay muchos locales comerciales vacíos y escaso interés entre los propietarios para rehabilitar los edificios o para edificar en los solares existentes, que se convierten en focos de insalubridad y afean la zona monumental. En todo caso, los problemas de envejecimiento de la población, de deterioro del entorno urbano y de falta de dinamismo económico afectan a todo el conjunto de la zona histórica.

En el lado opuesto de la ciudad, opuesto geográficamente (por estar en el extrarradio) y opuesto temporalmente (por ser los últimos edificados), otros barrios sufren, paradójicamente, problemas similares. Efectivamente, la coherencia en el crecimiento urbano de Zamora se perdió en sucesivas épocas de bonanza, tiempo abonado en nuestro país para la especulación. Durante esas etapas se edificaron en el extrarradio de la ciudad diversos barrios desconectados de la trama urbana histórica, rompiendo el carácter compacto que caracterizaba a la ciudad. La desconexión entre el Casco Histórico y los desarrollos urbanísticos del extrarradio agrava los problemas de aislamiento de aquel e incrementa el uso del vehículo particular para acceder a las zonas comerciales y de ocio.

Aunque por su tamaño, Zamora no sufre graves problemas de tráfico ni de congestión urbana, esos desarrollos urbanísticos inconexos han roto con el modelo de ciudad compacta que la caracterizaba y han contribuido en parte al vaciamiento de las zonas residenciales del Casco Histórico. Recuperar ese carácter compacto, suturar el tejido urbano, mejorar la conectividad entre las zonas facilitando el uso de la bicicleta y del transporte público deben ser prioridades para la ciudad de cara a mejorar su sostenibilidad ambiental y reducir su huella de carbono. Frente al urbanismo expansivo de épocas pasadas, es necesario favorecer la recuperación del tejido urbano existente, promover y facilitar la rehabilitación y ocupación residencial del espacio urbano consolidado. En este caso, seguramente las medidas más eficaces no serán las grandes inversiones sino aquellas que ayuden a facilitar un buen funcionamiento de los mecanismos del mercado, o que vigilen sus fallos y salvaguarden el interés público, entre otras la revisión de la normativa urbanística, la utilización de los impuestos locales o la promoción de la vivienda social.

La habilitación de carriles-bici de conexión interna entre el Casco Histórico y el resto de la ciudad que complementen el anillo perimetral ya existente, la creación de zonas de estacionamiento de bicicletas en puntos estratégicos y de espacios reservados para el estacionamiento y carga de vehículos eléctricos son medidas que pueden incentivar cambios en las conductas de los ciudadanos, favoreciendo aquellas más respetuosas con el medio ambiente. El relieve de Zamora y su estructura urbana son apropiados para un uso cotidiano de la bicicleta como medio de transporte local.

La mejora de las infraestructuras y los equipamientos públicos y privados y la aplicación de la tecnología pueden contribuir también a reducir las emisiones y el impacto ambiental y mejorar la sostenibilidad. La mayor parte del parque inmobiliario de Zamora data de antes de los años 90 del siglo pasado y. por tanto, fue construido sin tener en cuenta especiales recomendaciones de eficiencia energética. Lo mismo sucede con muchos equipamientos públicos. En particular, la iluminación pública es un ámbito en el que se puede conseguir una importante reducción de los consumos energéticos y, consiguientemente, ahorros con los que financiar nuevas intervenciones en eficiencia energética, ya sea directamente o a través de empresas de servicios energéticos. La introducción de vehículos eléctricos para la realización de tareas de limpieza viaria o medidas para agrupar el reparto de mercancías son medidas que, mantenidas a lo largo del tiempo, reducen notablemente la contaminación atmosférica y acústica y pueden contribuir a hacer del Casco Histórico un lugar más atractivo para vivir y emprender.

 

 

[Zamora]

2           Identificación de fortalezas y debilidades

El análisis integrado de Zamora revela con bastante claridad las fortalezas y debilidades que se pueden considerar típicas de una ciudad de pequeño-medio tamaño del interior peninsular hoy.

Casi todas ellas presentan ventajas similares, relacionadas con la calidad de vida, que, a pesar de la crisis reciente, ha mejorado notablemente en las últimas décadas. Gozan de infraestructuras y servicios públicos de calidad: infraestructuras de comunicaciones físicas y telemáticas, sistemas de protección medioambiental avanzados (ciclo del agua, gestión de residuos, gestión y protección de espacios naturales, control de la contaminación atmosférica y acústica…), servicios de salud y de atención social, educativos, culturales y de ocio de calidad, que pueden haber sufrido últimamente las consecuencias de los recortes presupuestarios pero que mantienen unos estándares de calidad elevados.

Sobre esta base de infraestructuras y servicios, la vida ciudadana en Zamora, como en otras ciudades, se desarrolla sin grandes sobresaltos, con niveles de conflictividad bajos, sin perjuicio de problemas o conflictos puntuales.

Sin embargo, la sensación general es que estas ciudades en general y Zamora en particular tienen problemas profundos que derivan de las dificultades de afrontar los grandes retos urbanos que se mencionaban al principio de este documento y que se pueden resumir en la dificultad de generar un crecimiento que sea inteligente, sostenible e integrador pero, sobre todo, que sea crecimiento, que genere oportunidades de empleo que ayuden a mantener y atraer población joven que reequilibre la estructura demográfica de la ciudad.

Las principales debilidades de la ciudad radican principalmente en su estructura socioeconómica, que encuentra dificultades para adaptarse a los retos económicos, tecnológicos y ambientales actuales y futuros:

-Una estructura demográfica cada vez más envejecida, y por tanto cada vez menos proclive a la innovación y al riesgo; con cada vez menos personas en edad de trabajar, de modo que para las empresas puede ser cada vez más difícil encontrar el capital humano que necesitan; una estructura que va a incrementar a corto y medio plazo la presión sobre los servicios públicos asistenciales.

-Una estructura económica basada en actividades terciarias tradicionales (comercio, hostelería, servicios públicos, servicios personales y profesionales…) diseñadas para prestar servicios a una población local y provincial menguante; con algunos sectores clave (pequeño comercio) sometidos a profundos cambios como consecuencia, primero, de la competencia de las grandes superficies comerciales y, ahora, de la generalización de la compra on-line.

-Un entorno urbano sobre el que se proyectan los cambios económicos y sociales, con algunas zonas en las que el tejido urbano (edificios, infraestructuras) está envejecido y en las que no cumple con las exigencias actuales de eficiencia energética, accesibilidad y adaptabilidad a personas con diversidad funcional o movilidad reducida, equipamiento de tecnologías de la información, etc. Esas zonas y ese patrimonio urbano, en algunos casos de alto valor histórico y paisajístico, corre un serio riesgo de abandono y deterioro, ya que la población tiende a abandonarlas para buscar vivienda en zonas de nuevo desarrollo, con lo que el deterioro se acelera. Este problema, típico de los cascos históricos, está provocando su desertización y su conversión en zonas de infravivienda y de potencial conflicto social.

Estas debilidades, además, se interrelacionan: la población de edad avanzada tiende a concentrarse, bien porque ya habitaba en ese lugar o por no disponer de recursos, en zonas de edificación antigua y deteriorada. En ellas se concentran también otros grupos de población vulnerables, personas con rentas bajas, muchas veces procedentes de otros países. Todo ello provoca un aumento de las necesidades sociales en esas zonas, y a veces situaciones de riesgo para la convivencia.

A continuación vamos a listar brevemente los principales puntos fuertes y las debilidades detectados, así como las oportunidades y amenazas que se derivan de los cambios en el entorno de la ciudad.

2.1         Puntos fuertes y potencialidades de la ciudad

Buenas infraestructuras de transporte

Ciudad con buena accesibilidad por vías de alta capacidad y por ferrocarril hacia los principales polos de crecimiento de su entorno

Ciudad que ofrece una buena calidad de vida

Ciudad compacta con escasa edificación dispersa

Centro urbano compacto y de pequeño tamaño, que favorece la movilidad peatonal

Amplia dotación de parques y espacios verdes

Bajo nivel de conflictividad social y de delincuencia.

Buena dotación de instalaciones deportivas

Buena dotación de infraestructuras y servicios ambientales

Ciclo del agua completo

Inexistencia de focos de contaminación atmosférica y acústica

Sistema de recogida y gestión de residuos sólidos integrado a nivel provincial

Disponibilidad de recursos energéticos e hídricos

Zamora es excedentaria en la producción de energía y cuenta con recursos hídricos abundantes y de calidad.

2.2         Principales problemas y debilidades del sistema urbano de Zamora

Escaso dinamismo económico

Ciudad de pequeño tamaño, periférica y alejada de los principales ejes de crecimiento económico

Estructura económica basada en servicios tradicionales de valor añadido reducido orientados a la demanda local y provincial.

Empresas de tamaño mínimo, con poca actividad exportadora y poco innovadoras

Mercado local reducido

Estructura demográfica desequilibrada

Población envejecida y en proceso de envejecimiento acelerado

Población en retroceso con baja natalidad, alta mortalidad y emigración joven

Falta de capital humano

Elevado porcentaje de población poco cualificada y porcentaje de población con educación superior relativamente bajo

Tasas de actividad y de ocupación bajas, especialmente femeninas

Estructura urbana con problemas puntuales

Abandono de algunas zonas del Casco Histórico, por razones diversas: edificaciones antiguas que no reúnen condiciones, accesibilidad…

Desconexión entre algunas zonas de la ciudad que provoca problemas de movilidad.

Carriles-bici perimetrales utilizados mayoritariamente para uso recreativo, no bien conectados y organizados para facilitar otros usos.

Dificultades  de adaptación al cambio

Retrasos en la digitalización de la Administración local

Pocas empresas innovadoras

Conciencia ambiental

Volumen de residuos recogidos selectivamente por habitante menor que la media regional y con tendencia a reducirse.

Uso limitado de la bicicleta para los desplazamientos locales no recreativos

2.3         Oportunidades

Mejora de la accesibilidad

La llegada del AVE y su continuación hacia Galicia y la terminación de las autovías conectan a Zamora con otros núcleos ejes de crecimiento.

La mejora de las comunicaciones y la abundancia de terreno pueden posicionar a Zamora como centro logístico

Campus Universitario

La Universidad puede constituir  un agente clave para la mejora del capital humano local y la generación de conocimiento e innovación. Investigación, innovación y conocimiento son los principales recursos económicos en el siglo XXI.

Recursos naturales

Disponibilidad de territorio y agua para localización de actividades económicas.

Elevado valor de las zonas naturales del entorno de la ciudad

Turismo de interior

El turismo de interior, con sus diferentes componentes (urbano, histórico y cultural, rural, activo, gastronómico, enológico) es un segmento en crecimiento para el que Zamora y su entorno constituyen un destino con cierto atractivo

Digitalización

La creciente digitalización de la economía reduce la importancia de la localización de las actividades e incrementa la del conocimiento y el talento.

La digitalización permite grandes ganancias de productividad en empresas y servicios públicos, lo que es especialmente importante en lugares que pueden sufrir escasez de mano de obra

Economía plateada

Los productos y servicios para las personas mayores es un sector en crecimiento, con un componente de innovación elevado. Zamora puede desarrollar soluciones que puedan ser transferidas a otros lugares,

Energías renovables

Zamora y su entorno reúnen condiciones apropiadas (disponibilidad de suelo, insolación, viento) para la localización de instalaciones generadoras de energía de fuentes renovables: solar, eólica, biomasa

2.4         Amenazas

Crisis demográfica

La pérdida de población y el envejecimiento incrementan la presión sobre los servicios públicos,

Pérdida de capital humano

La emigración de los jóvenes y la falta de inmigración pueden acelerar la pérdida de capital humano

Mercados locales tradicionales en retroceso

El envejecimiento y la despoblación van a reducir aún más el tamaño de los mercados cercanos: ciudad, provincia

Abandono del casco histórico

La tendencia a la reducción y envejecimiento de la población residente en el Casco Histórico puede provocar su degradación.

Cambio climático

Calentamiento global puede provocar un aumento de las temperaturas extremas y una  reducción de los recursos hídricos que ponga en peligro los recursos naturales del territorio.

Cambios regulatorios en energías renovables

La reducción de las primas a la producción de energía procedente de energías renovables puede ralentizar el crecimiento del sector

Comercio on-line

La generalización de la compra on-line supone una mayor competencia para el comercio tradicional, especialmente en determinado tipo de artículos. 

Brecha digital

Incremento de la brecha digital provocada por la edad y el nivel educativo

3           Definición de retos estratégicos y de los objetivos y prioridades de la Estrategia y ejemplos de posibles acciones

Tal como establecen el anexo VII de las bases de las para la selección de estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado que serán cofinanciadas mediante el programa operativo FEDER de crecimiento sostenible 2014-2020, las operaciones seleccionadas deberán ser coherentes con la programación del Eje Urbano del POCS. Las operaciones deberán incluir al menos dos de los Objetivos Temáticos, si bien se valorará que presenten líneas de actuación en los cuatro.

3.1         OT2: Mejorar el acceso, el uso y la calidad de las tecnologías de la información y la comunicación

Tal como señalan las bases, las medidas que se dirijan a este objetivo “estarán supeditados a su necesidad para la puesta en marcha de aplicaciones municipales y operaciones incluidas en las estrategias de desarrollo urbano”, es decir, se trata sobre todo de incorporar sistemas de gestión que contribuyan a los objetivos de desarrollo urbano inteligente, sostenible e integrador:

1)      Modernizar los servicios públicos de las ciudades a través de las TIC.

·         Evolucionar los servicios públicos urbanos para que sean personalizables, proactivos, accesibles desde diferentes plataformas, adaptados a las necesidades de los usuarios y fáciles de utilizar.

·         Impulsar la oferta de servicios basados en el patrimonio cultural, asociados a la digitalización del mismo y a su aplicación al sector turístico.

·         Favorecer la mejora de los servicios públicos a través de la dotación TIC de las dependencias y edificios desde los que se prestan.

2)      Incrementar la eficiencia en la prestación de los servicios públicos de las Smart Cities.

·         Desarrollar proyectos tecnológicos de introducción de las TIC en los diferentes servicios públicos municipales, en particular los relacionados con la movilidad, el agua, la energía, el medio ambiente, las instalaciones deportivas y los servicios sociales.

·         Desarrollar una estrategia global que fomente el “Open Government” mediante la publicación electrónica de todos sus datos.

·         Promover la compartición de experiencias en el ámbito de los servicios públicos TIC, desarrollados por las Administraciones Locales, las empresas y otras organizaciones.

3)      Emplear la tecnología para eliminar la brecha digital.

·         Asegurar los mecanismos para favorecer el acceso a los servicios públicos de colectivos con dificultades, como personas de avanzada edad, discapacitados, mujeres desfavorecidas, etc.

·         Mejorar la alfabetización digital para que el acceso a los servicios públicos mediante las TIC se realice en condiciones de igualdad.

3.2         OT4: Favorecer el paso a una economía de bajo nivel de emisión de carbono en todos los sectores

De acuerdo con las bases de la convocatoria, las operaciones deben ser parte de un plan de movilidad urbana dentro de la Estrategia DUSI, que deberá tener en cuenta la propuesta de la Comisión sobre planes de movilidad urbana sostenible, atendiendo de manera integral las necesidades de movilidad de la ciudadanía y las empresas:

1)      Fomento de la movilidad urbana sostenible: transporte urbano limpio, transporte colectivo, conexión urbana-rural, mejoras en la red viaria, transporte ciclista, peatonal, movilidad eléctrica y desarrollo de sistemas de suministro de energías limpias:

·         Proyectos de transporte público que optimicen rutas, horarios y frecuencias de paso.

·         Carriles bici.

·         Bolsas de aparca bicis, y plataformas de alquiler de bicicleta pública.

·         Creación de itinerarios peatonales preferentes, como los proyectos de camino escolar

·         Carriles BUS y carriles BUS-VAO reversibles en función del tráfico

·         Intercambiadores eficientes

·         Portales de gestión de tráfico e información de tráfico en tiempo real

·         Sistemas de aparcamiento inteligente

·         Plataformas de compartición de vehículo privado (carsharing)

·         Puntos de recarga del vehículo eléctrico.

·         Vehículos de transporte público innovadores con combustibles alternativos: eléctricos, híbridos, de Hidrógeno, biocarburantes, etc.

2)      Mejorar la eficiencia energética en la edificación, y en las infraestructuras y servicios públicos.

·         Rehabilitación energética de edificios, incluidos los edificios públicos, con actuaciones sobre la envolvente térmica, sobre las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, y sobre la iluminación, entre otras.

·         Puesta en marcha de un plan de mejora energética del alumbrado exterior municipal, mediante la instalación de luminarias de bajo consumo, por ejemplo tipo LED, o de sistemas de regulación del flujo luminoso.

·         Proyectos demostración de edificios de consumo nulo o casi nulo.

3)      Aumentar el uso de las energías renovables para producción de electricidad y para usos térmicos en edificación y en infraestructuras públicas, en particular favoreciendo la generación a pequeña escala en puntos cercanos al consumo:

·         Actuaciones en infraestructuras públicas en el ámbito de la energía solar térmica, incluyendo su aplicación en redes de calefacción y refrigeración urbanas.

·         Uso de la biomasa, biogás y residuos sólidos urbanos (CDR y CSR) para usos térmicos o para generación eléctrica en autoconsumo en las infraestructuras y servicios públicos.

·         Sellado de vertederos y aprovechamiento de lodos de las depuradoras para producción de biogás.

·         Aplicaciones de energía aerotermia y geotermia, incluida la geotermia profunda en las infraestructuras y servicios públicos.

·         Instalaciones eólicas de pequeña potencia en edificios públicos para autoconsumo.

·         Desarrollo de sistemas de recogida de aceites usados para la producción de biodiesel.

3.3         OT6: Conservar y proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de los recursos.

Las líneas de actuación en rehabilitación del patrimonio histórico, arquitectónico y cultural, se realizaran en consonancia con planes supramunicipales o regionales de ordenación del patrimonio, desarrollo territorial y turismo. La dotación de equipamiento de las dependencias municipales, en particular del equipamiento relacionado con la red de saneamiento de agua y con los residuos, será accesoria y estará supeditada a su necesidad para la puesta en marcha de estrategias de desarrollo urbano integrado en áreas urbanas que se hayan identificado. La simple dotación de equipamiento no será financiable:

1)      Promover la protección, fomento y desarrollo del patrimonio cultural:

·         Programas de rehabilitación del patrimonio histórico, arquitectónico y cultural en cascos urbanos.

·         Desarrollo y promoción de activos culturales urbanos Actuaciones dentro del OE.6.3.2. Desarrollo y promoción de las áreas naturales, en particular las de interés turístico:

·         Rehabilitación y puesta en valor de zonas verdes y del patrimonio natural de las ciudades, en particular las de interés turístico

2)      Rehabilitación urbana

·         Rehabilitación integrada de suelos urbanos de titularidad pública (entran actuaciones en saneamientos, agua y residuos)

·         Rehabilitación y puesta en valor del patrimonio natural de las ciudades.

3)      Mejorar la calidad del aire urbano.

·         Diseño y puesta en marcha de planes de reducción del ruido urbano

·         Diseño y puesta en marcha de planes de mejora de calidad del aire urbano 

3.4         OT9: Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza.

Apoyo a la regeneración física, económica y social de las comunidades de las zonas urbanas y rurales desfavorecidas

Regeneración económica y social de barrios desfavorecidos mediante la rehabilitación del tejido productivo y comercial, la creación de centros de día para mayores, residencias, comedores sociales, bibliotecas, centros de atención social e inserción laboral para discapacitados y personas con problemas de adicciones, centros culturales, oficinas de información y orientación a grupos desfavorecidos como la población gitana, personas discapacitadas, mujeres desfavorecidas, centros de formación, viveros de empresas y centros de orientación a emprendedores, etc.
Revitalización del espacio público de las comunidades urbanas desfavorecidas, a través  de la infraestructura para realizar actividades deportivas o culturales, etc. en plazas y  otros lugares públicos. 
Proyectos de rehabilitación integral de viviendas en barrios desfavorecidos: limpieza de fachadas, instalación de ascensores, rehabilitación de zonas comunes, etc.
Habilitación de espacios abandonados a colectivos que impulsen iniciativas comunitarias y servicios sociales, al igual que a personas que quieran abrir negocios. 



 Volver